Orar con el olfato

42-17760058En la mañana y durante el día, estate atento para captar toda la variedad de olores que te brinda cada día, procurando identificarlos (agradables-desagradables; finos-intensos…), y qué cosas, personas o circunstancias los producen.

 

Para ello, tal vez te ayude el detenerte especialmente en alguno… Precisamente en aquél o aquéllos que normalmente te pasan más desapercibidos (la fragancia de tu colonia, el de algunos alimentos y bebidas favoritas, o los que captas en tus paseos por el campo o la montaña…).

 

Y no sólo las cosas, sino también las personas, nos hacemos atractivas por el buen olor que desprendemos. Y a los cristianos, se nos pide que irradiemos “el buen olor de Cristo”.

 

En la noche, no dejes de recordar el efecto que ha producido en ti este ejercicio. ¿Te ha deparado alguna sorpresa agradable? ¿Crees que merece la pena prestarle más atención?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: