Grupos Vida

abril 1, 2009

p1040891¡Hola chicos! Somos Araceli y María, dos estudiantes de tercero de Derecho, de la Universidad de Sevilla, que hemos tenido la suerte de encontrar en nuestro camino una forma de vivir y acercarnos más a Dios compartiendo la fe: los Grupos Vida (Centro Arrupe, Sevilla). Queríamos contaros un poco nuestra experiencia y nuestro paso por este Grupo y todo lo que nos llevamos de él cada semana.
Yo, María, me uní al Grupo en segundo porque necesitaba volver a entrar en contacto con esa forma de vivir la fe que caracteriza a la espiritualidad, esa espiritualidad en la que yo he crecido desde los valores y la mirada de Mary Ward, ese encontrar y sentir a Dios en las “cosas pequeñitas” de mi día a día y, por supuesto, de compartir mi camino y mi experiencia con jóvenes con unas inquietudes como las mías y a los que les “mueve” lo mismo que a mí… El mismo que a mí: el “Jefe”. Y así fue como me decidí a dar el paso y empecé cada miércoles a enriquecerme con las vivencias de los demás, aprendiendo otras maneras de descubrir y de sentir a Dios.
En mi caso (Araceli), María actuó como “mediadora”. Fue ella la que me abrió las puertas de los Grupos Vida y… ¡Estoy muy agradecida! He entrado en el Grupo en tercero, este año, y desde entonces vivo mi fe con mucha más intensidad y, sobre todo, con mucha alegría. En un día a día en el que los jóvenes cristianos nos enfrentamos a una realidad que en la que la fe no abunda, y los valores cristianos tampoco, tengo la suerte de compartir cada semana mis inquietudes con otros jóvenes. Sentía que me faltaba algo; y es que ya me he dado cuenta de que la alegría de saber que Dios me quiere y que quiere que le siga hay que compartirla para que de verdad sea alegría.
Para nosotras ir cada miércoles al Centro Arrupe es un “recargar las pilas” que te llena de vitalidad, de ilusión y de otro modo de mirar la vida desde la esperanza. Además, nuestro grupo está formado por unas “personillas” maravillosas: somos como una mezcla de distintos ingredientes que, ligados con unos condimentos que a todos nos son comunes, como es ese ser cristianos jóvenes comprometidos de hoy, dando lugar a una receta maestra.
Cada vez que llega el miércoles, al pensar que tenemos grupos, se dibuja en nuestra cara una sonrisa que crece incluso más al llegar a allí. Es el encuentro con Dios a través del grupo, de las miradas, de las palabras de los demás lo que nos da la fuerza y las ganas de luchar día tras día como cristianos de hoy que viven por y para el mundo. Por eso, robando unas líneas a Carlos Cristos, tenemos que decir que “mientras haya música, seguiremos bailando y, si es posible CON UNA SONRISA”.
María Castro y Araceli Moyá

Anuncios

Monte Horeb

abril 1, 2009

 

“Habla, que tu siervo te escucha. Me pongo a tiro. Apunta y dispara, Señor. Haz que este corazón rebose de tu amor”. A ritmo de oración comienzo a escribir sobre la recomendable ‘Experiencia Vocacional Monte Horeb’ de la Diócesis de Málaga, en la que desde noviembre estoy participando junto a otros 15 jóvenes.
Si hay algo de lo que no dudo es que Él me ha llamado a vivirla. Y esa es la clave de Monte Horeb: tomar conciencia de la mano cariñosa de Dios actuando en cada minuto de mi existencia y preguntarle muchas veces cuál es el plan de vida que ha dispuesto para mí. Obtener respuesta depende de lo abiertos que estemos a oír su voz. Nos recomiendan que nos pongamos a tiro, y nada mejor para ello que el discernimiento y la oración. Esa maravillosa línea directa con el Señor en la que me hace sentir la persona más feliz y afortunada del mundo por tenerle como amigo y Maestro.
Descubrir los intrincados recovecos del Yo; morir para vivir; conocerse para entregarse más y mejor a los demás y, continuamente, crecer es todo lo que estoy viviendo en Monte Horeb. El mismo monte en el que Dios llamó a Moisés y le envío a cumplir su misión en la vida.
Señor, ¿qué quieres de mí? Estaré atenta a tu llamada al amor como en su momento hicieron ‘grandes llamados’: Moisés, San Pablo, San Ignacio, y otros muchos. Y es que mi deseo es responder con amor al Amor. ¿A quién quieres que entregue mi vida, Señor?

Aviso: Encuentro de Taizé

abril 1, 2009

taize

Del viernes 8 al domingo 10 de mayo de 2009 cientos de jóvenes serán acogidos en Sevilla en un encuentro europeo de Taizé Éste será el primer encuentro que se organiza en el sur de España, por invitación de la Delegación de Pastoral Juvenil de la Archidiócesis de Sevilla en colaboración con la Comunidad de Taizé.
PARTICIPAR EN EL ENCUENTRO SIGNIFICA:
 
1. Dejarse acoger sencillamente para tejer lazos de confianza entre jóvenes de Andalucía y toda España.
2. Sacar tiempo para encontrar un aliento para nuestra propia vida interior por medio de la oración, el silencio y la escucha de la Palabra de Dios…
3. Compartir reflexiones y experiencias.
4. Buscar cómo el Evangelio puede iluminarnos…

Vamos a organizar un GRUPO DE ACOGIDA JESUITA. Seremos más de 100 jóvenes en el Colegio Portaceli. Juntos, participaremos en las actividades previstas por la Diócesis de Sevilla. Si estás interesado pregunta a algún jesuita de tu ciudad.

Orar con el gusto

abril 1, 2009

42-18388811

Gustar es sinónimo de paladear, saborear…
Y a las personas las solemos clasificar
entre las que tienen “buen gusto” o “mal gusto”.
¡Tal vez este sentido
sea más importante
de lo que parece a primera vista!

En la mañana y durante el día, cae en la cuenta de todo aquello que haces y que tenga que ver con el gusto (la comida, la bebida, el modo de vestir…), si es algo que haces mecánicamente o realmente “paladeas” o “saboreas”, dejándote sorprender y admirar por lo bien que te saben las cosas, las personas…
Cae en la cuenta, también, si conoces personas que tienen “buen gusto” y en qué se diferencian de las que no lo tienen y qué irradian unas y otras.
Y qué te sugiere esa invitación que alude precisamente al gusto: “Gustad y ved qué bueno es el Señor, dichoso el que se acoge a Él” (Salmo 33).
En la noche, revive los sentimientos que ha provocado en ti el haber estado pendiente del sentido del gusto. ¿Te ha dejado alguna huella positiva? ¿Has empezado a valorarlo un poco más? ¿Merecerá la pena el seguir ejercitándolo más conscientemente?

Abrirnos a Dios, acercarnos a los demás

marzo 4, 2009

 

cuaresma

    En los tiempos que vivimos (que no son ni mejores ni peores que los pasados, simplemente los que nos ha tocado vivir), pasamos de una cosa a otra sin prepararnos. Todos los espacios son iguales y podemos ir vestidos de cualquier forma a cualquier sitio. Al final no disfrutamos de los diferentes momentos de la vida…

     En este contexto, la Iglesia nos propone cuarenta días para hacernos conscientes del acontecimiento que se nos viene encima, que es el central de nuestra fe, la muerte y resurrección de Cristo.

Pero… ¿cómo hacemos esto?

     El Evangelio del Miércoles de Ceniza nos presenta tres actitudes centrales de la vida del cristiano que estos días, dado que nos preparamos para el mayor acontecimiento de la historia, cobran especial protagonismo.

     Ayuno, oración y limosna. Dicho directamente puede parecer rancio, agresivo o quizá no nos suene a nada. El ayuno habla de quitar aquello que nos impide acercarnos a Dios. ¿Cuántas cosas cotidianas convertimos en pequeños dioses? La oración nos invita a abrirnos a ese Dios siempre mayor. Y por último, la limosna: es imposible amar a Dios a quien no vemos si no amamos al hermano a quien vemos. Tres actitudes que se pueden traducir en mil gestos cotidianos, cada uno  lo que más le ayude… ¡ánimo!.

ROMA, PARÍS Y LOYOLA…

marzo 4, 2009

 

paris_10

¡Hola chicos! Somos Lourdes y Pilar, estudiantes ETEA, facultad de ciencias económicas y empresariales de la Compañía de Jesús en Córdoba. No penséis que somos gente rara, probablemente  somos tal y como vosotros os veis cada mañana en el espejo. Nuestra presencia en este artículo sólo intenta compartir con vosotros  lo que  un día recibimos y aceptamos y ahora os queremos hacer llegar: EL REGALO DE LA FE.

Las dos pertenecemos al grupo de Pastoral que existe en nuestra facultad, encabezado por nuestro amigo y sacerdote, Miguel Castro SJ y un grupo de profesores. Gracias a ellos fue posible la aventura que os acercamos.

Todo comenzó en las aulas de ETEA.  Los protagonistas: nosotros los jóvenes.  El camino: con varias etapas: Roma, París… ¿Loyola?. El fundamento: vivir la fe con  personas con las que compartimos estudios y el encuentro con Dios en un terreno totalmente diferente al que acostumbramos. Y el objetivo: conocer la vida de S. Ignacio de Loyola y recorrer sus caminos.

Centrándonos en nuestra última peregrinación: París, aparte de las maravillas que esconde,  descubrimos aquella vida, sigilosa pero no por ello poco interesante, que San Ignacio desarrolló en este rincón del mundo, compaginando estudios, vida religiosa y tratando de despertar el interés de los estudiantes en sus ejercicios espirituales.

De toda la peregrinación, nos gustaría destacar la ruta que iniciamos por las iglesias de París, la oración individual en el Sacré Coeur, el acercamiento a la realidad con los sin techo de París y la eucaristía en Montmartre, donde se realizó la consagración de los 6 fundadores de los jesuitas.

Siendo estas las claves de nuestro viaje, esperamos haberos transmitido esta experiencia tan fantástica que recomendamos a todo el mundo, y que por supuesto deseamos terminar en Loyola.

Nos despedimos, no sin antes agradecerle a Javier, el brindarnos la oportunidad de poder transmitiros esta gran vivencia.

¡Un saludo!

Lourdes y Mapi

Estudiantes de Administración y dirección de empresas en ETEA (Córdoba)

paris_32

Cosas de la Compañía: Los votos

marzo 4, 2009

votos1

    Un compañero jesuita me explicó una vez cuál era el sentido de los votos que todos los jesuitas hacemos. Me decía que en el fondo responden a preguntas que todo ser humano se tiene que hacer y responder. Qué preguntas son estas:

      En el voto de pobreza la pregunta que está detrás es: ¿Cómo te sitúas ante el dinero, las cosas, las posesiones? Es decir, todos tenemos una relación con el dinero, con las cosas, con el mundo de lo material. ¿Cómo quieres que sea esa relación? Y a esta pregunta todos le damos respuesta, si no intelectual, sí en la práctica. Por eso es bueno plantearla, pensarla y darle respuesta desde lo que uno quiere en la vida. Y si no la respondemos cada uno de nosotros, entonces la responden por ti… quién: la sociedad, las modas, etc.

Nosotros, los jesuitas, intentamos darle respuesta desde nuestro seguimiento a Jesús.

     En el voto de castidad la pregunta es: ¿Dónde pones tu afectividad en la vida? Es decir, dónde pones tu corazón. Y lo mismo; todos tenemos afectos, qué hacer con ellos, dónde dirigirlos. Y a esta pregunta igualmente, o la respondes tú mismo o la responden por ti. Los jesuitas queremos poner todo nuestro corazón sólo en Dios.

     En el voto de obediencia la pregunta es: ¿A quién haces caso en tu vida? Todos tenemos referencias y personas o ideales que seguimos. ¿Cuáles son los tuyos? Para los jesuitas nuestra referencia la intentamos poner siempre en Jesús.

     Por eso, aunque los votos sólo los hagamos los religiosos quizá sea bueno que cada uno de nosotros nos planteáramos esas preguntas y las respondamos desde lo que queremos en la vida, sin dejar que la sea la inercia de la sociedad la que nos la responda. Todo un reto pero… ¡merece la pena!                

  Quique sj

 

Orar con el oído

marzo 4, 2009

oracion2

Hay un dicho que dice:

¡No es lo mismo oír que escuchar!

Oír, es más superficial.

Escuchar, requiere estar muy atento.

 

      En la mañana y durante el día, cae en la cuenta de la infinidad de cosas que oyes. Desde los ruidos más externos (el agua de la ducha, los de la casa, el de los coches mientras vas al trabajo o al estudio, o mientras paseas; el murmullo de las personas que se entrecruzan por las calles, en los comercios, en los bares…), hasta los más cercanos, (mientras hablas con alguna persona, familiar o amigo,  o estás delante del televisor…)

      En la noche, recuerda cómo te ha dejado todo lo que has oído durante el día. ¿Te produce nerviosismo, o te ha dejado en paz? ¿has podido distinguir entre oír -ruidos que te vienen de fuera- y escuchar o estar atento a algo o a alguien que te ha resultado beneficioso?

     ¿Has relacionado alguna vez tu fe, tu experiencia de Dios, con la capacidad de escucha? ¿A qué te suena ese dicho de San Pablo, tan breve como sugerente, de… “fides ex auditu” (de que la fe entra por el oído; de que la fe es escuchar, entre la multitud de palabras que nos envuelven cada día, una Palabra especial: la Palabra de Dios)?

Estamos en crisis

febrero 4, 2009

crisis

No creo que haya nadie que no se haya enterado de que estamos en crisis.
No es nada fácil entender todas las causas que han llevado a esta situación: que si hipotecas basura, recesión, inflación… Pero lo que sí es fácil de comprobar es cómo hay mucha gente que está sufriendo las consecuencias: personas que se quedan sin trabajo, parejas jóvenes que no pueden comprar una casa, universitarios que terminan y no encuentran dónde trabajar, etc.
Es una situación dura en la que debemos ser solidarios con los que siempre salen perdiendo: los más débiles y los más pobres.
Algunos economistas dicen que esta crisis era inevitable por el estilo de vida que llevamos: consumimos demasiado. Y dicen que sólo saldremos de la crisis si aprendemos a vivir con menos cosas.
Esto, que puede parecer un sacrificio, podemos verlo también como una oportunidad. Todos sabemos que gastamos más de lo que verdaderamente necesitamos, y eso no nos hace más felices. La felicidad no nos la da la ropa, los videojuegos o tener muchas cosas. Piensa qué cosas te hacen verdaderamente feliz.
Ojalá aprendamos a vivir con menos y así ser más felices.

Voluntarias

febrero 4, 2009

asilo1Todo empezó por la sugerencia del Padre Ruiz de que los Jóvenes Voluntarios asistieran al asilo los sábados por la mañana. Los monitores de voluntarios nos comentaron la oportunidad de ayudar a las Hermanitas de los Pobres en las tareas cotidianas del asilo.
El primer sábado que un grupo de voluntarios fue, nos tocó ir a nosotras, que estábamos algo perdidas ya que éramos las más jóvenes que había en el grupo. Pero fue aquel día cuando decidimos seguir yendo pasara lo que pasara.
En la recepción de la primera planta nos reunimos con el resto de voluntarios y nos dividimos en dos grupos: los mayores se fueron con Luis a darles compañía a los ancianos y nosotras con el Padre Ruiz a la capilla. Una vez allí, cada uno de nosotros le hicimos una petición a la Fundadora de las Hermanitas, Juana Jugan, y el Padre Ruiz nos contó el difícil día a día de las Hermanitas y los ancianos.
Entre todas las indicaciones que nos dio nos contó que las Hermanitas cuando necesitaban algo: aceite, arroz, dinero… le dejaban a la fundadora una nota y le encendían una vela. Nosotras nos emocionamos y despertó en nosotras unas inmensas ganas de ayudar intentando darles lo mejor de nosotras.
Los monitores dividieron en varios grupos a los jóvenes interesados en ayudar para repartir las visitas a la residencia.
En el asilo, las Hermanitas deseosas de darle vida y sacar beneficios para los ancianos, organizan muchos eventos, como tómbolas y bingos, a los que podemos asistir todos.
Merece la pena ir ya que aunque termines agotado y tengas que dejar a un lado salir hasta tarde los viernes para poder ir al asilo, te diviertes pero lo más importante es la sensación de estar realizado y de felicidad que compensa todo el esfuerzo. Así que os animamos a venir al asilo.
Un saludo,

Mª José Guerra, Cristina García y Paloma Medialdea.
El Puerto de Santa María

asilo2